No traje goma, ni corrector

29 May 2018

Por Adrián. 

 

No soy muy bueno calculando distancias, pero quizá sean cuatro metros, así que más vale sentarse con cuidado. Por las dudas nada más, no vaya a ser cosa de descuidarse y en vez de disfrutar estar con la pata pa arriba. La ventana, que está a cuatro metros, está en el segundo piso de la casa en la montaña, en las afueras de Saint Jean Pied de Port, país vasco francés, donde ya antes estuvimos unas semanas voluntariando. Ahí viven Doudou y Marie Jeanne.
 

Después de darnos una vuelta de poco más de un mes por España, volvimos.
Nos esperaban con la cena pronta y la misma sonrisa que nos llevó a volver.
Los campos están más verdes -si es que podían estar más de lo que estaban-, la lluvia constante sigue siendo la novedad -que a esta altura me sorprende que por acá sorprenda-, el silencio sigue no siendo silencio porque los pajaritos no lo dejan ser, ni siquiera en las noches -como si hicieran guardias para que siempre se mantenga uno cantando o haciendo ese sonido que hacen que damos por sentado que es cantar, pero capaz que no, aunque existe la posibilidad de que sí, y tendríamos razón entonces-, el alumbrado público hace un ratito se apagó (lo apagaron debí poner, pero no traje goma, ni corrector). Lo apagan todas las noches cerca de las 23. El pueblo queda entonces en penumbra, y digo penumbra porque hay algunas luces de algunas casas que no permiten que sea oscuridad. 

 

A cada hora en punto las campanas de dos iglesias suenan anunciando la hora, pero suenan con una diferencia de un minuto y medio entonces uno no sabe a cuál de ellas creerle. Con un toque avisan que es y cuarto, con dos que son y media y con tres que son menos cuarto, o algo así.
Creo que el tema de los sonidos de las campanas merece un capítulo aparte. Hay muchas cosas que merecen un capítulo aparte, pero no por eso dejan de merecerlo, supongo.
 

Mañana es día de volver al invernadero.
Oh, cuánto han crecido esas lechugas, y mirá esas papas si apenas eran unos brotes. Y no te puedo creer, lo que son esos zapallos. Ahh, si hubieras probado el dulce de zapallo que hace mi abuela, con clavo de olor, claro.

 


 

Please reload

instagram

  • Facebook - Manden Yerba
  • Twitter - Manden Yerba
  • Instagram - Manden Yerba

¿Qué tal?

© 2016 - MANDEN YERBA - Uruguay

Teléfonos: (+598)99002825 - (+598)99896527